Finanzas

¿Cuáles son los requisitos para la celebración de un «Management Buy Out» (MBO)?

1.-Un negocio atractivo

La figura del «Buy Out» puede implicar un apalancamiento de la compañía, especialmente durante los primeros años. Será importante que el negocio genere un «Cash flow» positivo suficiente para poder atender a las distintas formas de financiación.

Para que la inversión en el negocio sea atractiva:

I. La compañía deberá tener una atractiva cuenta de explotación, así como «posibilidades ciertas” de mejora.

II. Una posición competitiva en el mercado.

III. Un nivel de riesgo razonable del negocio en términos de producto, clientes, proveedores, tecnología…

IV. Capacidad de apalancamiento.

V. Contar con determinados activos que puedan servir de garantía ante terceros.

2.-Posibilidad de una salida para el inversor

Tal y como se ha señalado anteriormente, en la mayoría de los casos estas operaciones suelen financiarse de forma mixta, por un lado con fondos provenientes de una/s sociedad/es de capital riesgo o bien de determinados inversores privados, y por otro lado con financiación bancaria, la cual contará con un plazo de amortización cierto y determinado.

La entidad financiera exigirá que tanto la devolución del préstamo como el pago de los intereses se genere vía «Cash flows» generados por la compañía, generalmente en un periodo comprendido entre cinco y siete años.

Por otro lado, los nuevos socios (ECR o inversores privados) habitualmente permanecerán en el capital de la compañía un periodo medio entre tres y siete años, durante el cual, en ocasiones, el retorno de la inversión se realizará parcialmente vía dividendo.

Transcurrido un plazo la ECR tendrá interés en acometer la venta de su participación a un potencial inversor generándose en este momento el retorno principal de la inversión realizada vía plusvalía.

Existen diferentes formas de desinversión; tales como:

I. La venta de la compañía (total o parcial) a un nuevo inversor. Esta opción es la más realista y habitual.

II. La incorporación de la compañía al mercado de valores.

III. Una reducción de capital.

IV. La compra de su participación en la sociedad por parte del equipo directivo.

La propuesta del equipo directivo para realizar un «Management Buy Out» (MBO) no recibiría el respaldo financiero necesario si no presentase una salida viable al socio financiero en un periodo «razonable» para la ECR. Es necesario insistir en el carácter y vocación temporal que asume la ECR como empresario, ya que transcurrido un plazo exige hacer líquida su inversión. De cualquier forma, la estrategia de salida de la compañía será un tema a negociar.