6 de junio del 2016

Los tres pilares que sustentan a las compañías.

Las transformaciones en el mundo empresarial están siendo vertiginosas. De hecho, se prevé que para los próximos años impere el dinamismo, la heterogeneidad, la diversidad, la incertidumbre, la hibridación, la complejidad y la inestabilidad. Pero incluso así, las empresas, independientemente del sector al que pertenezcan y su tamaño, deben poseer tres elementos: innovación, tecnología e internacionalización, que las caracterizarán y favorecerán su desarrollo estratégico y su evolución.

  1. La Innovación para conseguir que las cosas mejoren. No solo para invertir en I+D, sino también para desarrollar nuevas ideas en el modo de hacer empresas, buscar nuevos mercados, fomentar el asociacionismo empresarial, encontrar nuevas vías de comercialización de productos, potenciar la diferenciación o el diseño del producto y mejorar las formas de producción.

La innovación solo es posible a través del convencimiento y de las ideas de los empresarios, pues son ellos realmente los innovadores. Pero además, necesitamos estimular en nuestros empleados esa capacidad por innovar. Se trata de un proceso que debe trabajar la empresa desde dentro que conllevará cambiar: procedimientos, organizaciones, hábitos e incluso transformar personas. Y en no caer en los dos errores más comunes de la innovación que son hacer un producto innovador y olvidarse de hacer una empresa innovadora, y no testar dicho producto en el mercado.

  1. La aplicación de la tecnología que puede ser desarrollada por la propia empresa o incorporada desde el exterior, pero que sirva para generar valor en los productos o servicios.

Los cambios tecnológicos son clave para el mantenimiento de la competitividad, pero se encuentran vinculados a los cambios organizativos y a la capacidad de asimilación de la nueva tecnología, por lo que se deberá gestionar de forma correcta, pues va a implicar que  los empleados que salgan de sus rutinas y se adapten a las novedades. Y también hay que localizar la tecnología que nos permita vender más, llegando más lejos, con mayores márgenes y menores costes para nuestro cliente.

Las nuevas tecnologías hay que considerarlas como una potente herramienta de la competitividad y eficiencia de las empresas.

  1. La Internacionalización para conseguir un posicionamiento estratégico a nivel global. Que generará muchos beneficios en las empresas y en sus diferentes áreas de producción, marketing, comercial, financiera y recursos humanos. Y que nos permitirá diversificar el riesgo empresarial de operar en un solo mercado, por la implantación en diferentes zonas del mundo.

Los tres pilares no son independientes entre sí, sino que actúan de una forma unitaria. Con la innovación se obtiene permanencia y diferenciación en el mercado, con la tecnología competitividad y eficiencia y con la internacionalización acceso a nuevos mercados y diversificación de riesgos.

 

  • By BusinessGoOn