23 de mayo del 2016

Los mercados nórdicos grandes consumidores de alimentos ecológicos.

En los últimos años, la dieta nórdica se ha convertido en el nuevo éxito en nutrición, casi desbancando al estilo mediterráneo.

Desde antaño las poblaciones de Suecia, Dinamarca, Noruega y Finlandia han ingerido carnes, pescados ahumados, pan, verduras y grasas animales para sobrevivir a las bajas temperaturas invernales de la zona; y paralelamente, los nutricionistas han ido investigando sobre nuevas dietas calóricas que fueran más saludables. El resultado ha sido una dieta basada en el consumo de pescado y en la que incluyen productos orgánicos y de cultivo ecológico (alimentos de temporada, de producción local y cultivada sin pesticidas), de forma que se cuida el cuerpo y el medioambiente.

Actualmente, el consumo de los alimentos orgánicos o ecológicos está siendo una tendencia, pues la población se ha concienciando de los efectos que los químicos y las toxinas presentes en los alimentos están provocando en los seres humanos. Los consumidores son conscientes de que el alimento es una parte activa en su sistema inmunológico, por ello cada vez más las empresas van adaptándose y acercándose a un comprador que está decidido a obtener un producto que satisfaga sus expectativas, sin importar si por ello debe pagar más caro el producto.

La venta de alimentos orgánicos en los países nórdicos alcanzó los 3 billones de euros en 2014, siendo uno de los sectores de mayor crecimiento en Suecia, Noruega, Dinamarca y Finlandia. De hecho, sus gobiernos y empresas lo están promoviendo.

Suecia está a la cabeza en el consumo de alimentos ecológicos, con un importante crecimiento en la venta de alimentos orgánicos, habiendo crecido un 38% el pasado año, lo que supuso 1.672 millones de euros en ventas. Así, la principal cadena de supermercados de Suecia, ICA, ha aumentado sus ventas de alimentos orgánicos en un 55%. Y en la venta de bebidas ecológicas se ha incrementado un 83%, según Systembolaget (monopolio de venta de bebidas alcohólicas de Suecia).

En Dinamarca las ventas de alimentos ecológicos llegaron a los 831 millones de euros, siendo el país donde hay un mayor porcentaje de consumo de orgánicos con respecto al total de consumo de alimentos. Las estimaciones son que, para 2020, el consumo total sea del 60%. La cadena más grande de supermercados del país, Coop Denmark, ha anunciado que quieren duplicar sus ventas de alimentos orgánicos, de los 672 millones actuales a 1,34 billones, en los próximos 5 años.

En lo que respecta a Noruega está teniendo un crecimiento muy rápido y la venta de productos orgánicos ha crecido un 30% en el último año. Mientras que Finlandia, en este momento, es el país nórdico con menor consumo de productos orgánicos (225 millones de euros en 2014), pero se percibe una tendencia alcista, de ahí que se prevea que para 2020, el consumo total de alimentos orgánicos sea del 20%.

La mayor parte de los ciudadanos de estos países dicen consumir frutas y verduras orgánicas, así como que demandan carne y huevos de granjas en las que los animales tengan su espacio, con alimentación natural o piensos de calidad.

Ante este panorama, podemos indicar que los países nórdicos se presentan como una oportunidad para los productores extranjeros que operen en el sector de los alimentos orgánicos. España es el quinto productor mundial de productos biológicos; pero la tendencia eco se extiende a ámbitos como la cosmética, la ropa, el calzado, los juguetes…

 

 

 

 

 

  • By BusinessGoOn